miércoles, 24 de julio de 2013

¿A qué nos referimos cuando hablamos de alta sensibilidad personal?

Algunas ideas habituales

Un día cuando navegaba por Internet en la búsqueda de más bibliografía sobre las personas altamente sensibles, encontré por casualidad un foro de discusión que despertó mi curiosidad. En él uno de sus miembros preguntaba:

“¿Qué virtudes aparte de la sensibilidad tiene una persona sensible? Porque no le veo más”.

Otro miembro hacía la siguiente consulta:

“¿Es lo mismo sensibilidad que blandenguería?”

Y una persona comentaba al respecto:

“Nosotros muchas veces nos sentimos como marcianos, y todo es a consecuencia de nuestra sensibilidad y del exceso de sobreestimulación que sufrimos. En el libro (se refiere al Don de la sensibilidad de la Dra. Elaine Aron), hay ejemplos de personas sensibles que se sentían como incomprendidas, y gracias al libro, me estoy conociendo mejor”.

Estos comentarios llamaron mi atención porque reflejan algunos de los temas que surgen habitualmente en relación con la sensibilidad. Uno de estos temas está ejemplificado en el primero de los comentarios, formulado como pregunta: muchas personas desconocen cuáles son los beneficios de la sensibilidad. La segunda cuestión habitual es que muchas veces se asocia la sensibilidad con sensiblería. La tercera, más existencial quizás, es que nos lleva tiempo conocernos (como expresa el último de los comentarios citados: “Me estoy conociendo mejor”).

Este es uno de los grandes misterios o paradojas de la vida: aun cuando sabemos quiénes somos, necesitamos descubrir cómo somos, re-conocernos.

¿Qué quiere decir sensibilidad?

El diccionario de la Real Academia Española da la siguiente definición:

(Del lat. sensibilĭtas, -ātis).
1. f.Facultad de sentir, propia de los seres animados.
2. f.Propensión natural del hombre a dejarse llevar de los afectos de compasión, humanidad y ternura.
3. f.Cualidad de las cosas sensibles.
4. f. Grado o medida de la eficacia de ciertos aparatos científicos, ópticos, etc.
5. f.Capacidad de respuesta a muy pequeñas excitaciones, estímulos o causas.

En esta definición no encontramos ninguna connotación negativa. Se asevera, por el contrario, que todos los seres vivos somos sensibles y que los humanos tenemos una tendencia natural a la compasión. También se afirma algo que tiene que ver específicamente con el tema que nos ocupa: que existe una capacidad de responder a muy pequeñas excitaciones, estímulos o causas.

Esta definición nos pone, entonces, sobre la pista de varias cosas importantes:

Las connotaciones o asociaciones negativas que encontramos en relación con la sensibilidad son culturales, puesto que no hallamos ningún matiz negativo en la palabra en sí misma.
Según el diccionario la palabra tiene, más bien, una connotación positiva, ya que se la vincula con el afecto de compasión y la humanidad.

La definición asegura, además, que la sensibilidad es una facultad y como tal tiene grados: puede haber mayor o menor sensibilidad.

¿Qué lleva a las personas a ser altamente sensibles?

El grado de sensibilidad de las personas depende de infinidad de factores biológicos, constitucionales, ambientales, familiares, culturales, etc. Pero cuando hablamos de alta sensibilidad nos estamos refiriendo a un grado y a un tipo particular de sensibilidad que es innata, es decir, biológica y constitucional. Algunos estudios sostienen, incluso, que puede ser un rasgo hereditario. Lo que se sabe es que no depende del ambiente ni de la educación. El tipo de crianza y el medio ambiente inciden en otro orden de cosas: en la percepción que las personas altamente sensibles tienen de sí mismas y en cómo ellas sobrellevan su condición, pero no determinan esta característica.

¿Cuáles son las características biológicas de las personas altamente sensibles o PAS?

El sistema nervioso de las PAS es más excitable que el de las no PAS, debido a que tienen la capacidad de responder a muy pequeñas excitaciones, estímulos o causas. Esto no es ni una enfermedad ni un síntoma, es solo una forma de ser, de reaccionar y de funcionar.

De la misma manera que hay personas que son más ágiles físicamente que otras o que necesitan dormir más tiempo, hay personas que tienen un sistema nervioso que es más excitable que el de otras.

Esto hace que las PAS se sientan abrumadas cuando están expuestas a ruidos molestos, luces intensas, imágenes desagradables, olores fuertes, multitudes, hacinamiento, situaciones caóticas, etc. Para restablecer su balance necesitan silencio, tranquilidad y momentos de aislamiento.

Habría mucho más para decir de las PAS, pero aquí sólo hemos querido dar algunas respuestas a la pregunta inicial: “¿A qué nos referirnos cuando hablamos de alta sensibilidad?”.

Lic. Eugenia Lerner


jueves, 11 de julio de 2013

Bienvenidos al Blog de Personas Altamente Sensibles

Bienvenidas y bienvenidos !!!
Estamos construyendo el Blog y pronto habrá más material.
Por ahora, los invitamos a nuestro próximo taller: el 3 de agosto, a las 11 hs.
Podrás encontrar más información en la sección Actividades y te invitamos a seguirnos en Facebook
https://www.facebook.com/PersonasAltamenteSensiblesArgentina

Hasta pronto !!